Sinpausa

Desarrollar un manual de identidad para una empresa que busca transmitir música y movimiento es otra tarea que hay que afrontar con valentía. El nombre viene dado, sin pausa, y por eso lo primero que hacemos es eliminar la ortográfica. El nombre queda en sinpausa, y su transformación en logosímbolo empieza con una espiral que nace como punto de la i. Una espiral que crece en las piezas corporativas hasta crear un vinilo, un guiño a melómanos. Pero en ocasiones una segunda espiral aparece pisando la primera, creando el tan temido efecto “moiré”, buscado y deseado en este caso. ¿Hay mayor sensación de movimiento sobre el papel que esas líneas que no paran de ondular en nuestro cerebro? Todo esto, unido a un trabajo en pantone fosforescente da como resultado una identidad con una adherencia en nuestro cerebro casi enfermiza.

Identidad corporativa SinPausa Identidad corporativa SinPausa



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Aviso de cookies